lunes, mayo 18

El Superior General anuncia el comienzo del Año Jubilar

Les escribo hoy para anunciarles oficialmente el comienzo del Año Jubilar en el que celebraremos, como Familia Vicenciana, el aniversario de la muerte y resurrección de nuestros Fundadores San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac. Lo hacemos bajo el lema “Caridad y Misión”. La misión es el enfoque que queremos dar a este año de celebraciones que comienza el 27 de Septiembre de 2009 y que dura hasta el 27 de Septiembre de 2010. Nuestra misión, evangelizar y servir al pobre, está motivada como siempre por el amor a Dios que se resuelve en actos de caridad en contacto directo con el pobre y por amor a él.
A la Familia Vicenciana

Roma 13 de Mayo 2009

Queridos hermanos y hermanas,

¡La gracia de Nuestro Señor Jesucristo llene nuestros corazones ahora y siempre!
Como lo hemos oído proclamado a lo largo de todo el tiempo Pascual, somos personas de Resurrección y nuestro canto es ¡Aleluya!
Les escribo hoy para anunciarles oficialmente el comienzo del Año Jubilar en el que celebraremos, como Familia Vicenciana, el aniversario de la muerte y resurrección de nuestros Fundadores San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac. Lo hacemos bajo el lema “Caridad y Misión”. La misión es el enfoque que queremos dar a este año de celebraciones que comienza el 27 de Septiembre de 2009 y que dura hasta el 27 de Septiembre de 2010. Nuestra misión, evangelizar y servir al pobre, está motivada como siempre por el amor a Dios que se resuelve en actos de caridad en contacto directo con el pobre y por amor a él.
Celebramos nuestro pasado agradeciendo a Dios los ejemplos maravillosos de amor que nos dejaron San Vicente y Santa Luisa. Al hablar de nuestra misión, durante este año jubilar, reflexionamos detenidamente en su relación con la caridad según la practicaron San Vicente, Santa Luisa y otros. Queremos tener presente la colaboración que existió entre San Vicente y Santa Luisa y otros en el ejercicio de su misión. Además de celebrar la muerte y la resurrección de San Vicente y Santa Luisa, celebramos también la muerte y resurrección de un compañero muy cercano, el primer compañero de San Vicente de Paúl: el Sr. Portail. También él murió el mismo año 1660.
Todos ellos estaban implicados en una misión de amor. Estaban unidos por el amor: un profundo amor a Dios y un profundo amor al pobre. Llevaron a cabo su misión con una pasión tan honda que aún hoy continúa sintiéndose en la Familia Vicenciana por todo el mundo de una forma muy por encima de lo que San Vicente y Santa Luisa o incluso el Sr. Portail pudieron imaginar. Por poner un ejemplo de cómo continúa esta misión, todavía queda otro aniversario por celebrar este año: el 150 aniversario de la muerte de San Justino de Jacobis, un gran misionero en lo que hoy es Eritrea y Etiopía.
El concepto de colaboración puede traducirse mejor como compañerismo. Es el sentido que queremos trasladar a todos los miembros de nuestra Familia Vicenciana al trabajar juntos en nuestra evangelización y servicio al pobre. Parece que compañerismo es precisamente lo que San Vicente y Santa Luisa y los otros pusieron en práctica en el cumplimiento de su misión. Este compañerismo va más allá de una simple relación de trabajo; es una relación de vida que incluye una misión común en el servicio al pobre.

Recientemente, en una reunión de la Familia Vicenciana en Alemania, su reunión anual MEGVIS, tuvimos una presentación interesante analizando la realidad de Alemania. Nos hicimos esta pregunta: como Familia Vicenciana ¿qué estamos haciendo para enfrentarnos a la realidad? Creo que esta pregunta es la que debemos hacernos al ejercer nuestra misión. Queremos que nuestra misión hoy sea más y más creativa para responder a las necesidades de los pobres allí donde se encuentren; y queremos hacerlo con compañerismo, unos con otros.

Como diría San Pablo, estamos llamados a “hacernos todo a todos” porque nos encontramos en muchos lugares del mundo con gente alejada del concepto tradicional de Iglesia, gente inconsciente de que Dios está presente en sus vidas en y a través de los sacramentos. De alguna forma, por medio de nuestra misión, tenemos que acercarnos a ellos. Como dijo Jesús, Él vino a sanar no a los sanos sino a los pecadores, a los alejados. Él se acercó a la oveja perdida que se había extraviado de las otras noventa y nueve. A esos, como miembros de la Familia Vicenciana, estamos llamados a buscar, a ir hacia ellos, acercándonos sin esperar a que ellos vengan a nosotros, sino moviéndonos nosotros primero para ir hacia ellos. Es el concepto de misión hoy motivado por la verdadera caridad.
Para honrar a San Vicente en el año de su 350 aniversario, creo que es importante que aprendamos más sobre sus compañeros Luisa, Portail y otros que han compartido su herencia. Esto es precisamente lo que se pretende con el año jubilar: ahondar nuestro conocimiento principalmente de Santa Luisa como compañera de San Vicente en la caridad y en la misión hacia los pobres.

Me gustaría compartir con Uds. unas cuantas actividades que hemos programado a nivel internacional. Distintos comités las han organizado para ayudarnos a celebrar mejor el año jubilar y para presentar y testimoniar nuestra herencia en el mundo de hoy. La Comité de Herencia enviará un tema todos los meses a la Familia Vicenciana de todo el mundo para reflexionar y profundizar nuestra espiritualidad. El Comité de Proyectos ha decidido respaldar el que han aprobado los encargados de la Familia Vicenciana. Se trata de un proyecto piloto en Haití, el país más pobre del hemisferio occidental. El proyecto se basa en la microfinanciación; los miembros de la Familia Vicenciana participarán en él de de una forma concreta. Con este proyecto conectaremos con la realidad de los pobres de Haití, conoceremos su realidad y contaremos con la colaboración de los mismos pobres. Tendremos la oportunidad de ayudarles de una manera concreta, no solo con ayuda financiera sino también con nuestras palabras de respaldo y solidaridad. (Véase información adicional #2)

El Comité de Celebración ha preparado dos celebraciones. Una será en la Catedral Notre Dame de París la víspera del aniversario de la muerte de Santa Luisa. El Cardenal Andrè Ving-trois, arzobispo de París, en una carta del 24 de abril ha escrito: “Bienvenida, Familia Vicenciana. Con gozo les recibo en la catedral de Notre Dame para la misa del día 14 de Marzo de 2010 a las 6:30 p.m. en honor de Santa Luisa de Marillac.” Al día siguiente, fiesta de Santa Luisa, celebraremos la Eucaristía en Rue du Bac. El 25 de septiembre celebraremos la fiesta de San Vicente en la Basílica de San Pedro de Roma. (Para más información sobre ambas celebraciones ver la nota addicional #3). El Comité del Secretariado ha preparado una publicación sobre la vida de San Vicente y Santa Luisa con ejemplos de cómo se vive el carisma hoy.
Estas distintas actividades de las Comisiones están dirigidas por el Comité Ejecutivo que responde directamente ante los responsables máximos de las ramas de la Familia Vicenciana. Del aspecto financiero se encarga el Comité de Finanzas. (Los detalles de estas actividades se pueden encontrar en Famvin.org del día 3 de abril que es un resumen de la última reunión de los encargados de la Familia Vicenciana celebrada en Madrid en Enero.)
Intentamos estimular la creatividad de los miembros de la Familia Vcenciana en todo el mundo. Estas actividades nos ayudarán a pensar globalmente y a responder con proyectos locales. Por ejemplo, hemos animado a las Provincias de Italia, Eritrea y Etiopía a celebrar a nivel local el 150 aniversario de la muerte del gran misionero San Justino de Jacobis. Acciones parecidas pueden llevarse a cabo a través de la Familia Vicenciana internacional. Nos gustaría conocer estas actividades. Para ello, hemos creado una ventana “web” donde se puede publicar las actividades que se llevan a cabo a nivel local ayudándonos a todos a celebrar, meditar y profundizar nuestro camino con San Vicente y Santa Luisa durante este Jubileo.

El lema durante estos dos últimos años ha sido el cambio systémico y lo seguirá siendo durante el 350 aniversario. De alguna forma, este lema ha gozado de mucha atención y también de cierta reacción por parte de algunos debido a sus ramificaciones políticas totalmente ajenas a nuestra intención. Nos interesa esta expresión sociológica actual como medio de llegar a los agentes del cambio en conformidad con el regalo que Dios nos ha concedido y que caracteriza lo que verdaderamente somos: agentes de caridad. Esperamos promover la caridad que no es un donativo a los pobres sino una mano para ayudarles a ponerse en pie. Unidos a los pobres y desde su realidad, podemos trabajar y evangelizar de forma que el mundo se convierta en un lugar un poco más agradable para ellos.
Les animamos a todos Uds. a continuar profundizando su comprensión de este concepto sencillo que, a veces, complicamos nosotros; un concepto que va siendo más estudiado en distintas reuniones por todo el mundo. Hasta ahora hemos tenido una reunión de estudio para los dirigentes Vicencianos en Mexico; seguirán otras en Junio en Brasil, en Julio en Camerún para los países de África-Madagascar y en Bangkok (Tailandia) para los de Asia-Occeanía. Los años siguientes vendrán unas reuniones de estudio en Europa y en Estados Unidos de América. Se trata de reuniones que ayuden a los dirigentes Vicencianos a entender la metodología del cambio systémico para ponerla en práctica junto con los pobres a los que se intenta ayudar en todo el mundo.
Termino con una nueva oración para el año jubilar, un año de caridad y de misión. Espero que el mismo espíritu que llenó el corazón de San Vicente y Santa Luisa llene también los nuestros mientras continuamos dando testimonio y sirviendo a nuestros amos y señores, los Pobres.

Popular Posts