martes, diciembre 2

TALLER FORMATIVO PARA JÓVENES

“Ustedes no me eligieron a mí. Soy yo quien los escogí a ustedes y los he puesto para que vayan y produzcan fruto, y ese fruto permanezca. Y quiero que todo lo que pidan al Padre en mi nombre, él se los conceda. Yo les mando esto: que se amen los unos a los otros”

Jn 15, 16-17

Así es, hermanos y hermanas en Jesucristo es Él quien nos ha escogido para seguir su camino amando a nuestr@s herman@s. Ell@s nos necesitan para redescubrirse a sí mismos y nosotr@s l@s necesitamos para aprender a vivir al estilo de Jesús.

Les presentamos este primer bloque de talleres como el fruto del estudio de temas que seguramente les servirán a nivel local para adquirir nuevos compromisos con nuestros hermanos los pobres, pero también con cada un@ de ustedes para su crecimiento como personas constructoras del Reino de Dios en la tierra y de sus propias vidas.

Pongamos en oración el estudio de este primer bloque de talleres que llega a ustedes con mucho cariño y empeño para que sea el Espíritu De Nuestro Señor quien les guíe en la realización de las actividades y quien les ilumine en los compromisos a lo que se sientan llamados.

Los temas que presentamos son los siguientes:

1. Sexualidad, tema fundamental enfocado desde nuestros valores como jóvenes cristianos y con una visión sobre la sexualidad mucho más integral que no refiere únicamente al sexo o la genitalidad.

2. Proyección Pastoral, porque es importante que como crsitianos pertenecientes a la Iglesia Católica nos enteremos y participemos de las propuestas que se nos hacen

3. Populorum Progressio, porque el desarrollo es importante y comienza desde lo personal, para tener un impacto social y cultural

4. Discípulos y misioneros, para que conozcamos un poco más sobre la historia de los primeros discípulos de Jesús y nos animemos a seguir sus pasos

5. Antropología del pobre, con el objetivo de que nos concienticemos cada día más de que las necesidades del pobre no se encuentran únicamente en lo material y no es allí donde se deben concentrar nuestros esfuerzos.

Disfruten y multipliquen sus aprendizajes con este primer bloque de talleres, esperamos que también sea una motivación para que busquen información que pueda complementar lo que les presentamos hoy.

Junta Provincia de Cali

La sexualidad humana representa el conjunto de comportamientos que conciernen la satisfacción de la necesidad y el deseo sexual.

En la vida cotidiana, la sexualidad cumple un papel muy destacado ya que, desde el punto de vista emotivo y de la relación entre las personas, va mucho más allá de la finalidad reproductiva y de las normas o sanciones que estipula la sociedad, pues encierra las maneras como los seres humanos construimos nuestra identidad y nos relacionamos con los otros.


Arraigada en lo cotidiano y al mismo tiempo en lo que hay de más profundo y misterioso en la vida humana, la sexualidad juega un poderoso papel tanto en la estructuración de las personas, como en la de la sociedad. La sexualidad desafía a los seres humanos de todos los tiempos. Por eso es normal que se halle siempre presente, tanto en los libros más sagrados. La sexualidad simplemente atraviesa toda la trayectoria humana y de alguna forma, se confunde con ella.

  1. ¿Cuál es tu concepto sobre la sexualidad humana?
  2. ¿Qué opina nuestra religión acerca de la sexualidad?
  3. ¿Cuáles son para ti los resultados de una buena educación sexual?

RELIGIÓN Y SEXUALIDAD

La relación entre religión y sexualidad implica una moral sexual, entendida como parte de la moral religiosa. Varía enormemente en el tiempo entre unas y otras épocas, así como entre distintas civilizaciones o culturas. Las normas sociales, los estándares de conducta de las sociedades en cuanto a la sexualidad, suelen ligarse a creencias religiosas.

La Iglesia Católica afirma la santidad de toda vida humana, desde la concepción hasta la muerte. Cada persona está creada a imagen y semejanza de Dios, y la vida humana no debería ligarse a otros valores (económicos, preferencias personales, conveniencias, o ingeniería social).

Por tanto, la Iglesia Católica se opone a las actividades que considera que destruyen o devalúan la vida creada por Dios, incluyendo la eutanasia y el aborto.

La Iglesia Católica enseña que la creencia en que el espíritu es bueno y la carne es mala es herética. Por tanto, no enseña que el sexo sea pecaminoso o impida una vida plena por la gracia divina. El catecismo indica que “la carne es bisagra de la salvación”.

A pesar de todo ello, la Iglesia Católica enseña que el sexo fuera del matrimonio es un PECADO CAPITAL, porque viola el propósito de la sexualidad humana al participar en el "acto conyugal" antes de estar casado. El acto conyugal "anima a una unidad personal más profunda, una unidad que, más allá de la unión en una carne, conduce a formar un corazón y un alma" (Catecismo de 1643) ya que el lazo matrimonial es un signo del amor entre Dios y la humanidad (Catecismo de 1617).

El Papa Juan Pablo II realizó su primera enseñanza sobre la Teología del Cuerpo. En el curso de cinco años mostró una visión del sexo que no sólo era positiva, sino que afirmaba que tenía que ver con la REDENCIÓN y no con la CONDENACIÓN. Enseñaba que el entendimiento del plan divino para el amor físico nos llevaría a entender el significado completo de la existencia, el significado de la vida... El cuerpo es capaz de hacer visible lo que es invisible: lo espiritual y lo divino.

  1. Busca 10 términos relacionadas con la sexualidad.
  2. Utilizando las palabras escondidas forma una oración.

J

L

A

V

I

D

A

P

A

E

S

E

L

M

E

U

J

O

R

R

E

U

G

A

L

O

Q

U

D

E

V

D

D

I

O

B

T

S

N

O

S

H

A

A

D

E

R

A

D

E

O

O

Z

O

L

X

L

A

D

S

N

O

T

R

X

T

E

N

O

I

G

I

L

E

R

T

M

T

P

U

Y

S

H

B

S

V

A

D

I

V

U

A

M

A

T

R

T

I

F

E

A

I

L

C

L

D

L

E

I

C

O

I

S

Y

X

A

M

I

O

S

D

E

V

I

L

E

M

R

Z

O

D

A

N

S

I

E

N

C

I

E

F

A

M

I

L

I

A

M

R

O

A

U

T

O

S

E

T

I

F

A

R

E

L

I

G

M

A

T

R

I

M

O

N

I

O

F

E

T

U

D

UN RELATO SOBRE AMOR

Se trata de dos hermosos jóvenes que se pusieron de novios cuando ella tenía 13 y él 18. Vivían en un pueblito de leñadores situado al lado de una montaña. Él era alto, esbelto y musculoso, dado que había aprendido a ser leñador desde la infancia. Ella era rubia, de pelo muy largo, tanto que le llegaba hasta la cintura; tenía los ojos celestes, hermosos y maravillosos.

La historia cuenta que había noviado con la complicidad de todo el pueblo. Hasta que un día, cuando ella tuvo 18 y él 23, el pueblo entero se puso de acuerdo para ayudar a que ambos se casaran.

Les regalaron una cabaña, con una parcela de árboles para que él pudiera trabajar como leñador. Después de casarse se fueron a vivir allí para la alegría de todos, de ellos, de su familia y del pueblo, que tanto había ayudado en esa relación.

Y vivieron allí durante todos los días de un invierno, un verano, una primavera y un otoño, disfrutando mucho de estar juntos. Cuando el día del primer aniversario se acercaba, ella sintió que debía hacer algo para demostrarle a él su profundo amor. Pensó hacerle un regalo que significara esto. Un hacha nueva relacionaría todo con el trabajo; un suéter tejido tampoco la convencía, pues ya le había tejido varios suéteres en otras oportunidades; una comida no era suficiente agasajo.

Decidió bajar al pueblo para ver qué podía encontrar allí y empezó a caminar por las calles. Sin embargo, por mucho que caminara no encontraba nada que fuera tan importante y que ella pudiera comprar con las monedas que, semanas antes, había ido guardando de los vueltos de las compras pensando que se acercaba la fecha del aniversario.

Al pasar por una joyería, la única del pueblo, vio una hermosa cadena de oro expuesta en la vidriera. Entonces recordó que había un solo objeto material que él adoraba verdaderamente, que él consideraba valioso. Se trataba de un reloj de oro que su abuelo le había regalado antes de morir. Desde chico, él guardaba ese reloj en un estuche de gamuza, que dejaba siempre al lado de su cama. Todas las noches abría la mesita de luz, sacaba del sobre de gamuza aquel reloj, lo lustraba, le daba un poquito de cuerda, se quedaba escuchándolo hasta que la cuerda se terminaba, lo volvía a lustrar, lo acariciaba un rato y lo guardaba nuevamente en el estuche.

Ella pensó: "Que maravilloso regalo sería esta cadena de oro para aquel reloj." Entró a preguntar cuánto valía y, ante la respuesta, una angustia la tomó por sorpresa. Era mucho más dinero del que ella había imaginado, mucho más de lo que ella había podido juntar. Hubiera tenido que esperar tres aniversarios más para poder comprárselo. Pero ella no podía esperar tanto.

Salió del pueblo un poco triste, pensando qué hacer para conseguir el dinero necesario para esto. Entonces pensó en trabajar, pero no sabía cómo; y pensó y pensó, hasta que, al pasar por la única peluquería del pueblo, se encontró con un cartel que decía: "Se compra pelo natural". Y como ella tenía ese pelo rubio, que no se había cortado desde que tenía diez años, no tardó en entrar a preguntar.

El dinero que le ofrecían alcanzaba para comprar la cadena de oro y todavía sobraba para una caja donde guardar la cadena y el reloj. No dudó. Le dijo a la peluquera:

- Si dentro de tres días regreso para venderle mi pelo, ¿usted me lo compraría?

- Seguro - fue la respuesta.

- Entonces en tres días estaré aquí.

Regresó a la joyería, dejó reservada la cadena y volvió a su casa. No dijo nada.

El día del aniversario, ellos dos se abrazaron un poquito más fuerte que de costumbre. Luego, él se fue a trabajar y ella bajó al pueblo.

Se hizo cortar el pelo bien corto y, luego de tomar el dinero, se dirigió a la joyería. Compró allí la cadena de oro y la caja de madera. Cuando llegó a su casa, cocinó y esperó que se hiciera la tarde, momento en que él solía regresar.

A diferencia de otras veces, que iluminaba la casa cuando él llegaba, esta vez ella bajó las luces, puso sólo dos velas y se colocó un pañuelo en la cabeza. Porque él también amaba su pelo y ella no quería que él se diera cuenta de que se lo había cortado. Ya habría tiempo después para explicárselo.

Él llegó. Se abrazaron muy fuerte y se dijeron lo mucho que se querían. Entonces, ella sacó de debajo de la mesa la caja de madera que contenía la cadena de oro para el reloj. Y él fue hasta el ropero y extrajo de allí una caja muy grande que le había traído mientras ella no estaba. La caja contenía dos enormes peinetones que él había comprado. Vendiendo el reloj de oro del abuelo.

Si ustedes creen que el amor es sacrificio, por favor, no se olviden de esta historia. El amor no está en nosotros para sacrificarse por el otro, sino para disfrutar de su existencia.


“Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, proclamando el evangelio del reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia.

Y viendo las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban angustiadas y abatidas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: La mies es mucha, pero los obreros pocos. Por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.”

Mt. 9,35-38

REALIDAD:

La pastoral es una actividad en la Iglesia que a partir de la fe se hace en beneficio del prójimo, con el objetivo de llevar la buena nueva del Reino de Dios. Las maneras en que se realiza esta labor son llamadas apostolados y pueden ser realizadas por cualquiera de las entidades pertenecientes a la Iglesia.

De aquí nace que la Pastoral Ya no es solo la acción de los sacerdotes hacia los laicos para conducirlos en una vida cristiana intensa sino que es la acción ordenada y coordenada de todos los bautizados que con sus carismas y ministerios concurren al crecimiento de la Iglesia, de cada bautizado y de los valores evangélicos en el mundo hasta llegar a la perfección de la caridad (amor).

PISTAS:

La Pastoral Juvenil Latinoamericana sueña con una Iglesia:

a) Que ofrece y promueve, entre los/as jóvenes, el en­cuentro personal y comunitario con Jesucristo vivo, centro y modelo de vida de todo bautizado, Buen Pastor que nos congrega, nos muestra al Padre, nos invita a la vivencia del amor fraterno y nos envía a ser anunciadores de esa Buena Nueva.

b) Coherente y testimonial que sea presencia signifi­cativa de la acción evangelizadora y liberadora de Cristo y que, como Él, vive para anunciar su Evan­gelio con hechos y palabras.

c) Encarnada en la realidad, que escucha y responde los gritos y necesidades de nuestros pueblos, que sale al encuentro de los más alejados, desesperanzados y empobrecidos, que acompaña a aque­llos sin horizontes claros de futuro y sin el sentido de la vida, solidarizándose con sus luchas, saliendo de la indiferencia y pasividad, denunciando todo aquello que no dignifica a los hombres y mujeres.

d) Servidores al estilo de Jesús, toda ella al servicio de la promoción de la dignidad humana y del proceso de liberación histórica de los pueblos, en todos los ámbitos de la sociedad.

e) Que acoge fraternalmente a los/as jóvenes con sus valores, con sus necesidades básicas, con sus luchas por la sobrevivencia, sus búsquedas e inconformidades. Una Iglesia que los reconoce, ama y valo­ra. Que les reconoce su protagonismo juvenil y su fuerza militante. Una Iglesia donde los/as jóvenes son respetados/as en sus diferencias, pueden com­partir sus esperanzas y penas, descubriendo al Dios Padre y Madre de la vida que es compasión. Una Iglesia que se hace creíble por el testimonio del amor fraterno.

f) De comunión y participación, donde los pastores son servidores, dialogan y confían en los y las jóve­nes, favorecen el protagonismo juvenil y hacen efectiva su opción preferencial por los/as jóvenes. Una Iglesia que piensa su misión en el mundo juvenil desde, con y para los/as jóvenes.

g) Comunidad de comunidades, que privilegia la par­ticipación de todos/as, que da prioridad a la forma­ción de pequeñas comunidades en los ambientes culturales y específicos de los/as jóvenes, asumiéndolas como están y donde están, acompañándolos en sus búsquedas y en la elaboración de su proyecto de felicidad.

h) Que trabajando en conjunto con otros grupos e ins­tituciones de la sociedad civil, irrumpe como profe­ta en las estructuras socio-económicas, políticas, culturales, para transformarlas en realidades más humanas, solidarias y justas, buscando siempre el bien común.

i) Festiva, que celebra el acontecer de Dios en la vida, en la realización personal y en los proyectos socia­les de intervención, a través de la Oración, la escucha de la Palabra y la vivencia de los Sacramentos, especialmente de la Eucaristía.

¿Cómo hago pastoral?

Si bien actúo como bautizado (individualmente), lo hago como:

HIJ@ DE DIOS: Que cada un@ descubra que ser hijo de Dios, es vivir el bautismo en el servicio de la caridad.

1. actúo en nombre de Dios

2. acompaño, apoyo, animo, oriento el crecimiento en la fe de mi prójimo

MIEMBRO DE LA COMUNIDAD: Que cada un@ viva su fe en comunidad y sea miembro responsable y activo de la misma.

1. Coordinación con la comunidad de la fe local, parroquia, párroco, consejo parroquial, catequistas, pastoral juvenil, profesores padres de familia, comisiones pastorales.

2. Trabajo en equipo, equipo parroquial, equipo vicarial.

EL AGENTE DE LA PASTORAL EN SU ACTUAR:

1. Persona de su tiempo

2. Conocedor de la realidad social y cultural de su entorno.

3. Conocedor de la realidad de las personas con quien vive su experiencia de fe.

4. Conocedor y participe de los procesos que involucran su actuación.

EL VOLJUVISTA DENTRO DE LA REALIDAD.

Como jóvenes Cristianos católicos estamos llamados a proyectarnos y ubicarnos en la realidad de una comunidad social, durante nuestro transcurrir en el movimiento hemos visto y vivido que en nuestro entorno inmediato siempre hay una sed de Dios.

Ser luz y sal del Evangelio en este mundo globalizado de hoy, tan marcado por el individualismo, la división y la injusticia; tan herido por quienes concentran los bienes económicos y el conocimiento, así como las decisiones de las que dependen la convivencia y la supervivencia de la humanidad.

Para lograrlo, debemos ser guiados por el Espíritu Santo. En ese sentido, la oración nos conducirá poco a poco a adquirir una mirada contemplativa de la realidad, permitirá reconocer a Dios siempre y en todas las cosas, contemplarlo en todas las personas, buscar su voluntad en los acontecimientos, pues sin Él no podemos hacer nada (Jn. 15, 5)Dadme un hombre de oración y será capaz de todo” (San Vicente). Y en ese sentido, debemos orar unos por otros, puesto que por la comunión con Cristo, Cabeza del Cuerpo Místico, entramos en comunión viva con todos los creyentes.

A trabajar…

1. En el grupo investiguen cuáles son las pastorales que ofrece la parroquia de su localidad y a qué necesidad atienden

2. Evalúen los apostolados que ustedes realizan como grupo y de qué manera es posible vincularlo a una de las pastorales

3. Investiguen de qué manera pueden hacer parte de la pastoral que escojan y sistematicen su apostolado presentando un proyecto.

Realizar este ejercicio puede permitirles tener un servicio más organizado y tener un mayor reconocimiento al interior de su comunidad local.

Amigo voljuvista:

Recuerda y ten presente:

La mies es mucha, pero los obreros pocos.

ALMA MISIONERA

Señor, toma mi vida nueva
antes de que la espera
desgaste años en mí
Estoy dispuesto a lo que quieras,
no importa lo que sea,
tú llámame a servir.

Coro:
LLévame donde los hombre
necesiten tus palabras,
necesiten mis ganas de vivir.
Donde falte la esperanza,
donde falte la alegría
simplemente por no saber de Tí..

Te doy mi corazón sincero
para gritar sin miedo
tu grandeza señor

Tendré mis manos sin cansancio

Tu historia entre mis labios

Y fuerza en la oración.

Coro:

Y así en marcha iré cantando

por calles predicando

lo bello q es tu amor

Señor, tengo alma misionera,
condúceme a la tierra
que tenga sed de Dios.

Coro: 2 veces.

Compromiso VOLJUVISTA:

Escuchen y canten esta canción en grupo.

Esperamos que a partir de ella puedan establecer un compromiso tanto personal como grupal para poner en práctica lo aprendido a través de este taller.


Sobre el desarrollo de los pueblos

“Vete y haz tú lo mismo”

Lc. 10, 37

INTRODUCCION

Verse libres de la miseria, hallar con más seguridad la propia subsistencia, la salud, una ocupación estable, ser más instruidos, en una sola palabra hacer, conocer y tener más para ser más es la aspiración de los hombres de hoy y así mismo de los pueblos. Estas aspiraciones personales y comunitarias se ven comprometidas al alterarse la verdadera escala de valores.

Es legítimo el deseo de lo necesario y el trabajar para conseguirlo es un deber, "el que no quiera trabajar que no coma" (2 Tes. 3, 10) pero la adquisición de los bienes temporales puede conducir a la codicia, al deseo de tener cada vez más y a la tentación de acrecentar el propio poder, la avaricia de las personas, de las familias y de las naciones pueden apoderarse lo mismo de los más desprovistos que de los más ricos y suscitar en unos y en los otros un materialismo sofocante, en la búsqueda de su desarrollo, pero éste no se reduce al simple crecimiento económico, para ser autentico debe ser integral.

Dotados de inteligencia y de libertad todo hombre y toda mujer es responsable de su crecimiento, lo mismo que de su salvación; no es solamente éste o aquel hombre sino que tod@s los hombres y mujeres están llamad@s a este desarrollo pleno.

a. En busca del desarrollo integral del hombre y del desarrollo solidario de la humanidad

Los conflictos sociales se han ampliado hasta tomar las dimensiones del mundo. La viva inquietud que se ha apoderado de las clases pobres en los países que se van industrializando, se apodera ahora de aquellas, en las que la economía es casi exclusivamente agraria: los campesinos adquieren también la conciencia de su miseria, no merecida. A esto se añade el escándalo de las disparidades hirientes, no solamente en el goce de los bienes, sino todavía más en el ejercicio del poder, mientras que en algunas regiones una oligarquía goza de la “civilización refinada”, el resto de la población, pobre y dispersa, esta "privada de casi todas las posibilidades de iniciativas personales y de responsabilidad, y muchas veces incluso, viviendo en condiciones de vida y de trabajo, indignas de la persona humana".[1]

Las naciones altamente industrializadas exportan sobre todo productos elaborados, mientras que las economías poco desarrolladas no tienen para vender más que productos agrícolas y materias primas. Gracias al progreso técnico, los primeros aumentan rápidamente de valor y encuentran suficiente mercado. Por el contrario, los productos primarios que provienen de los países subdesarrollados, sufren amplias y bruscas variaciones de precios, muy lejos de un aumento progresivo de los costos.



Popular Posts