jueves, junio 18

Rostros Juveniles


En colombia la realidad juvenil es diversa y está inmersa, en las drogas, guerra de guerrillas, delincuencia común, causadas por el desempleo y las políticas de los gobiernos desde hace mucho teimpo, lo cual hace que muchos jóvenes no tengan oportunidades que los lleven a tener un futuro esperanzador.


Muchos de ellos se ven sin rostro, y sus derechos son vulnerados y manipulados por la realidad misma que los rodea.
A ellos estamos invitados y llamados a mostrarles el rotros de Cristo con el trabajo cariñoso y cercano.

miércoles, junio 17

Jóvenes Vicentinos evangelizadores de los pobres

Los jóvenes estan invitados a la misión y para ir, es necesario que se preparen adecuadamente para este ministerio en estos tiempos modernos. “Presentar a los jóvenes el Cristo vivo, como único Salvador, para que, evangelizados, evangelicen y contribuyan, con una respuesta de amor a Cristo, a la liberación integral del hombre y de la sociedad, llevando una vida de comunión y participación. (Puebla Nº 1166) para que puedan responder a las realidades de nuestro tiempo, especialmente en medio de los pobres nuestros Amos y Señores.

El joven sacerdote Vicente de Paúl supo reconocer la llamada que el Señor le dirigía a través de los acontecimientos y así, después de atender a un anciano enfermo y moribundo en Ganes, descubre la ignorancia religiosa en que se encuentra el pobre pueblo. Poco después en Châtillon Les Dombes, percibe la miseria, el hambre y otras tantas necesidades que lo impulsan a realizar una caridad organizada con la ayuda de los laicos, sobretodo de las mujeres.

Ahora que nos preparamos para conmemorar los 350 años de la muerte de nuestros santos fundadores se ve necesario renovar nuestro espíritu Vicentino, que nos lleve a tomar partido por los pobres y por la evangelización en diversos lugares. “La Iglesia ve en la juventud una enorme fuerza renovadora, símbolo de la misma Iglesia, y en el servicio a la juventud realizado con humildad debe hacer cambiar en la Iglesia cualquier actitud de desconfianza o de incoherencia hacia los jóvenes” (Puebla Nº 1176) y siguiendo los pasos de Vicente de Paúl que supo caminar al paso de la Divina Providencia para crear respuestas nuevas ante las nuevas situaciones, vayan sin miedo y animados por el Espíritu del Resucitado “Jesucristo Camino, verdad y vida”.

Como en tiempos de San Vicente, el Señor pide que dediquemos nuestra vida a la evangelización de los pobres, a continuar la misión de Jesucristo. “También hoy, quienes seguimos a Jesucristo tras las huellas de San Vicente de Paúl, los acontecimientos, sobretodo los relacionados con las personas pobres, nos invitan a ponernos en camino, en pie de misión: atendiendo las realidades diversas de las culturas y de los pueblos, adaptándolas al paso de Dios por las personas y grupos, escuchando las llamadas de las necesidades más urgentes, cultivando la participación de todos y el resto de todos” (Vincentiana, Septiembre y octubre 2007).

Es importante tener en cuenta que el anuncio del Evangelio requiere anunciadores, la mies necesita obreros, la misión se hace, sobre todo, con hombres y mujeres consagradas de por vida a la obra del Evangelio, dispuestos a ir por todo el mundo para llevar la salvación. Esto solo se logra mediante una pastoral juvenil bien estructurada que lleve a los jóvenes a Cristo y a Cristo a los jóvenes.

El joven vicentino ha de tener este cometido, el mismo que expresa San Vicente de Paúl en la conferencia del 29 de octubre de 1638 cuando dice: “En esta vocación vivimos de modo muy conforme a Nuestro Señor Jesucristo que, al parecer, cuando vino a este mundo, escogió como principal tarea la de asistir y cuidar a los pobres. “Misit me evangelizare pauperibus”. Y si le preguntan a Nuestro Señor: ¿qué es lo que has venido a hacer en la tierra?-A asistir a los pobres. ¿A algo más?- A asistir a los pobres.

En su compañía no tenía más que pobres y se detenía poco en las ciudades, conversando casi siempre con los aldeanos, e instruyéndolos. ¿No nos sentiremos felices nosotros por estar en la misión con el mismo fin que comprometió a Dios al hacerse hombre? Y si le preguntase a un misionero, a un joven vicentino ¿No sería para él un gran honor decir como nuestro Señor: Misit me evangelizare pauperibus? Evangelizar a los pobres es mi misión. Yo estoy aquí para catequizar, instruir, confesar, asistir a los pobres, porque la misión es siempre prolongación de la acción del Misionero Cristo Jesús.

Henry Cristóbal Yasnó, CM.

jueves, junio 11

Mensaje a la asamblea general de la Congregación de la Misión

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 22 julio 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II está convencido de que la tarea de llevar el Evangelio entre los pobres es «más urgente que nunca» por lo que ha pedido «explorar nuevos caminos» para responder a las nuevas formas de pobreza típicas de las sociedades contemporáneas.Es la consigna que deja en el mensaje que ha enviado a la cuadragésima asamblea general de la Congregación de la Misión, que se celebra en Roma del 5 al 29 de julio.La misiva está dirigida al padre Gregory Gay, estadounidense, quien ha sido elegido como superior general de la Congregación y de la Compañía de las Hijas de la Caridad, convirtiéndose en el vigésimo tercer sucesor de san Vicente de Paúl, quien fundó esta obra en 1625 para la evangelización de los pobres y la formación del clero. «Cuatro siglos después de vuestra fundación, la tarea de "llevar la buena nueva a los pobres" es más urgente que nunca --reconoce el Santo Padre en el mensaje--. No sólo para los millones de personas que carecen de lo necesario para vivir, sino también para el mundo moderno afligido por muchas otras formas de pobreza».

«Vuestra congregación está llamada a explorar nuevos caminos para llevar el mensaje liberador del Evangelio a nuestros hermanos y hermanas que sufren», afirma asegurando a los religiosos paúles «el apoyo de mis oraciones al tratar de responder generosamente a estos desafíos».«Recordad que toda actividad despliega su eficacia a partir de una relación íntima y personal con Cristo --sigue diciendo el mensaje pontificio--. Cuanto más recurráis a los manantiales de la vida cristiana y de la santidad a través de un compromiso aún más profundo y de la oración litúrgica, más os conformaréis con Aquél a quien servís». «Con vuestro corazón abierto al amor de Dios, seréis capaces de ser auténticos testigos en un mundo que clama por la curación que sólo Dios puede ofrecer», asegura.

El Santo Padre recuerda también la otra prioridad de los religiosos paúles, constatando que «muchas generaciones de sacerdotes han dado gracias a vuestra congregación por la formación que han recibido de vuestras manos». «No se puede subestimar la importancia de este apostolado --advierte--. Por lo tanto, es fundamental que los sacerdotes que se dediquen a esta tarea sean ejemplares: sacerdotes con madurez humana y espiritual, experiencia pastoral, competencia profesional, capaces de trabajar con los demás». «Muchos vicencianos con estas nobles cualidades se han dedicado a la formación sacerdotal en el pasado --reconoce el obispo de Roma--. Os aliento a continuar con esta misión vital en los próximos años».«¡No sólo habéis ofrecido una contribución sobresaliente al trabajo de la Iglesia en las últimas cuatro generaciones, por lo que está profundamente agradecida, sino que además tenéis ante vosotros una gran historia que cumplir!», concluye Juan Pablo II. «¡Remad mar adentro! No tengáis miedo de aventuraros, de echar las redes. ¡El Señor mismo será vuestro guía!», afirma.La Congregación de la Misión tiene más de 3.500 miembros incorporados: entre ellos, unos 29 obispos, 3.173 sacerdotes, 6 diáconos permanentes, 196 hermanos y 132 estudiantes aspirantes al sacerdocio. A estos hay que añadir 557 miembros ya admitidos aunque todavía no incorporados y 1.114 aspirantes en distinto grado del proceso vocacional. Trabajan en algo menos de ochenta países. Los países que tienen mas vocaciones son Polonia, Colombia, Indonesia, India, Madagascar, el Ecuador, Filipinas, Zaire, México, América Central.

http://www.famvin.org/cm/

miércoles, junio 10

JOVENES MISIONEROS

1.- NUESTRA MISION SE FUNDAMENTA EN LA MISION DE JESUS

Jesucristo es el Unico salvador de la humanidad. El da a conocer a Dios, comunica la verdad que hace libres, guía a la verdad completa, El es el único mediador entre Dios y los hombres, porque es el Hijo de Dios que se encarnó y se hizo hombre y por su cruz y resurrección, alcanzó la salvación para todos los hombres.
El es el centro y fin de toda la historia. Ofrece la Vida Nueva, la vida de Dios y su Reino, por la acción del Espíritu Santo. El Espíritu Santo es el protagonista de la misión pues El es quien envía, quien guía a la misión y quien hace misionera a la Iglesia operando en todo tiempo y lugar. El da impulso a la actividad misionera infundiendo "valentía apostólica" en cada uno de sus seguidores (Cf. R.Mi. Cap. III).

2. PARTICIPAMOS EN LA MISIÓN DE LA IGLESIA

Jesucristo envió a sus Apóstoles a sodas las personas y pueblos, a todos los lugares de la tierra, Por medio de los apóstoles, la Iglesia recibió una misión universal, que no conoce confines y concierne a la salvación en toda su integridad, de conformidad con la plenitud de vida que Cristo vino a traer (Cfr Jn 1 0, 1 0; R.M. 31).
Las tres tareas que la Iglesia cumple al servicio del Reino son la referencia para la vida y misión de la Juventud Misionera:
1.-. El anuncio que lama a la conversión. Este es primero y fundamental servicio a la venida del Reino en las personas y en la sociedad humana.
2.- La fundación de comunidades e institución de Iglesias Particulares, llevándolas a la madurez de la fe y de la caridad. mediante la apertura a los demás, con el servicio a la persona y a la sociedad.
3.- La encamación y difusión en el mundo de los "valores evangélicos" que son expresión de este Reino y ayudan a los hombres a acoger el designio de Dios.
Esta misión de la Iglesia es única al tener el mismo origen y finalidad; pero en el interior de la Iglesia hay tres tareas y actividades diversas, conforme a las circunstancias en que la misión se desarrolla:

La Iglesia es la primera beneficiada de la salvación obtenida por Jesucristo. El vive en ella, fomenta su crecimienlo y por medio de ella cumple su misión.
Ella es signo e instrumenlo universal de salvación. Ha sido enviada como luz del mundo y sal de la tierra (Cfr RM.9).
1) La "misión ad gentes" que es llevar el Evangelio a cuantos no conocen todavía a Cristo Redentor del hombre: pueblos, grupos humanos, contextos socioculturales donde Cristo y su Evangelio no son conocidos, o donde faltan comunidades cristianas suficientemente maduras como para poder encarnar la fe en el propio ambiente y anunciada a otros grupos (R.M. 33b).
2) La actividad o "atención pastoral" de la Iglesia. Es llevar el Evangelio, hacer madurar las comunidades eclesiales y fomentar los valores evangó1icos entre los buenos católicos.
3) "Nueva Evangelización": Que es la misión hacia los católicos alejados: una situación intermedia, especialmente en los países de antigua cristiandad, pero a veces también en las Iglesias jóvenes, donde grupos enteros de bautizados han perdido el sentido vivo de la fe o incluso no se reconocen ya como miembros de la Iglesia, llevando una existencia alejada de Cristo y de su Evangelio (R. M. 3M).

3. LA MISION DE LOS JOVENES

Los jóvenes dentro de la Iglesia han recibido el mandalo de evangelizar (Cfr Mt 28, 28-20). Las palabras de Jesús expresadas a sus discípulos "vayan y evangelicen por todo el mundo" se dirigen hoya los jóvenes. Eslo implica que tienen una misión universal de llegar a todos los sectores de la humanidad, a todas las regiones de la tierra y a todas las gentes; a todas las culturas especialmente a las más necesitadas y entre ellas los jóvenes.
"La salvación que siempre es don del Espíritu, exige la colaboración del hombre para salvarse, tanlo a sí mismo, como a los demás" (Cfi. RM,9). La vida nueva es la "Buena Nueva" para el hombre de todo tiempo: a ella han sido llamados y destinados todos los hombres. De hecho, todos la buscan aunque de manera confusa; tienen el derecho a conocer el valor de este don y la posibilidad de alcanzarlo. La Iglesia y en ella, todo cristiano, no puede esconder ni conservar para si esta novedad y riqueza recibidas de la divina bondad para ser comunicada a todos los hombres. He ahí por qué la misión, además de provenir del mandalo formal del Señor, se deriva de la exigencia profunda de la vida de Dios en nosotros". (RMi. 1 1).
"La misión de los adolescentes y los jóvenes en América Latina es ser los hombres y mujeres del futuro, responsables y activos en las estructuras sociales, culturales y eclesiales para que, incorporados por el Espíritu de Cristo y por su ingenio en conseguir soluciones originales, contribuyan a lograr un desarrollo cada vez más humano y más cristiano" (Cfr S. D. 111).
El servicio de la Juventud Misionera se ubica dentro de la opción preferencial por los jóvenes, que ha reafirmado la Iglesia (Cfr S.D.114-120).

4. LA JUVENTUD MISIONERA

En este contexto la Juventud Misionera se propone responder comunitariamente a la misión.
"La acción evangelizadora de la comunidad cristiana, primero en su propio territorio y luego en otras partes, como participación en la misión universal, es el signo más claro de madurez en la fe. Es necesaria una radical conversión de la mentalidad para hacerse misioneros, y eslo vale tanlo para las personas, como para las comunidades, El Señor llama siempre a salir de uno mismo, a compartir con los demás los bienes que tenemos, empezando por el más hermoso que es la fe. Sólo haciéndose misionera la comunidad cristiana podrá superar las divisiones y tensiones internas y recobrar su unidad y su vigor de fe". (RMi.49).
De esta forma, la Juventud Misionera se propone vivir la comunión y misión que Dios le encomienda en la Iglesia.

5. VOCACIONES MISIONERAS

Por otra parte, la Juventud Misionera promueve el cultivo misionero de las diversas vocaciones en la Iglesia: laicales, consagradas, sacerdotales. Así, ayuda al crecimienlo integral de sus miembros y a la respuesta fiel de cada uno a Dios, según sus circunstancias personales. (Cfr R.M.84).

miércoles, junio 3

Boletín Voljuvista-Junio-Julio- Agosto










MUY QUERIDOS ASESORES Y ASESORAS:
Reciban un saludo fraternoy cariñoso en este mes de junio.
Adjunto al presente mensaje encontrarán la Versión Digital del Boletin Trimestral.
Esta herramienta pretende apoyar la misión de acompañamiento entre las comunidades voljvistas, por lo mismo para nosotros es de vital importancia que ustedes nos ayuden a difundir este material entre las y los jóvenes que hacen parte de sus comunidades juveniles. Así mismo que nos cuenten sus inquietudes, sugerencias temáticas, aportes y todos los demás elementos que ustedes consideren relevantes, para fortalecer la comunicación.
Estamos programando algunas visitas para realizar en el segundo semestre de 2009, pero necesitamos conocer como están integrados los diferentes grupos juveniles en la Provincia, por este motivo les rogamos nos hagan llegar el listado de las y los jovenes que integran los diferentes grupos en la Provincia, de modo que sea posible realziar una programación de visitas y materiales más acorde a las distintas necesidades.
Finalmente les pedimos el favor nos confirmen si esta comunicación fue recibida correctamente.
Unidos en Vicente y Luisa
JUNTA PROVINCIAL VOLJUVI

Popular Posts