viernes, abril 12

LECTIO DIVINA – DOMINGO III DE PASCUA ¿ME AMAS?... SÍ, SEÑOR, TÚ SABES QUE TE QUIERO


"Tú tienes palabras de vida, Ciclo “C”; 
obras completas de San Vicente de Paúl".
LA PALABRA HOY: Hechos Apóstoles 5,27-32.40-41; Salmo 29; Apocalipsis 5,11-14; Juan 21,1-19
Ambientación: Un cirio, rodeado de flores, imagen del Resucitado, frase: “¿Me amas?”
Cantos sugeridos: Vaso nuevo; El Señor resucitó; Yo lo resucitaré

AMBIENTACIÓN:

La Iglesia es testigo de la resurrección cuando lleva en el centro de su tarea evangelizadora a Cristo resucitado. Testigos somos también nosotros cuando escuchamos la palabra de Dios, nos alimentamos en la mesa de la fraternidad y vivimos en la esperanza gozosa y comprometida de su vuelta definitiva.

1. Oración inicial

Señor Jesús, te encuentras con Pedro,
con aquel que le habías confiado
tu Iglesia, pero que te negó y dejó de seguirte;
en tu encuentro con él,
le preguntas sobre sus sentimientos hacia ti,
si te AMABA…,
le preguntaste tres veces,
y tres veces te dijo: …te quiero…
Señor, ayúdanos a que viendo
lo que le pediste a tu Apóstol,
veamos nosotros nuestra actitud ante ti,
para ver cómo estamos viviendo
nuestra fe y nuestra seguimiento a ti.
Ayúdanos a sincerarnos
y ver si te amamos, te queremos o te ignoramos.
Ven Señor en nuestra ayuda con tu gracia
y confírmanos nuevamente en tu seguimiento
invitándonos a amarte siempre más.
Que así sea.


I. LECTIO ¿Qué dice el texto? – Juan 21, 1-19

Motivación: El Evangelio de hoy nos muestra cómo Jesús acompaña a los suyos en la misión y, a la vez, presenta las condiciones necesarias para que dicha misión dé fruto abundante.  Escuchemos.

Forma de leerlo:
1.  Proclamar el texto en voz alta (todos de pie).
2. Cada uno puede leer en voz alta el versículo que más le llamó la atención (sentados).

Preguntas para la lectura:
· ¿A qué discípulos se les presenta Jesús? ¿Qué estaban haciendo?
·  ¿Qué les ordena Jesús? ¿Cuál es el resultado?
· ¿Qué hacen cuando llegan a donde está Jesús? ¿Qué significa comer con Jesús?
· Después de comer: ¿Qué le pregunta Jesús a Pedro? ¿Por qué? ¿Qué contesta Pedro? ¿Qué significa la palabra: SÍGUEME?


Otros textos bíblicos para confrontar: Lucas 5,1-11; Lucas 22,54-62; Juan 21,20-25.


II. MEDITATIO ¿Qué me dice? ¿Qué nos dice el Texto?

Motivación: Jesús resucitado se ha hecho presente en medio de la vida y  misión de la Iglesia, a quien ha recordado que debe prestar atención a su Palabra y ponerla en práctica. Sólo él puede dirigir y sostener una tarea evangelizadora que está encomendada a toda la comunidad cristiana.

· ¿Escucho la voz del Señor? ¿Dejo que me enseñe y me instruya? ¿A qué me invita hoy?
· ¿Dónde tendré que “echar” las redes de mi vida para que la “pesca sea fecunda”?
· Si el Señor me preguntara a mí… ¿me amas más que éstos?..., ¿qué le respondo?, ¿en qué y cómo justifico y manifiesto mi respuesta?
· ¿De qué manera me implico y me comprometo en la misión que el Señor nos ha dejado en su resurrección?
·  ¿Qué hago para que el Señor sea cada vez más conocido y así su proyecto se realice?


Luego de un tiempo de meditación personal, compartimos con sencillez nuestra reflexión, lo que el texto ME dice a mi propia realidad y situación personal.


III. ORATIO ¿Qué le digo al Señor motivado por su Palabra?

Motivación: Como los primero discípulos, también nosotros hemos reconocido al Señor por su Palabra y estamos dispuestos para el servicio misionero. Pero nos cuesta reconocerlo en la dureza de lo cotidiano y obedecer sus indicaciones. Es el momento de pedirle que nunca nos falte el pan de su Palabra y el pan de la Eucaristía.

· Luego de un tiempo de oración personal, podemos compartir en voz alta nuestra oración, siempre dirigiéndonos a Dios mediante la alabanza, la acción de gracias o la súplica confiada.
· Se puede, también, recitar el salmo responsorial que corresponde a este domingo.


IV. CONTEMPLATIO ¿Qué me lleva a hacer el texto?
Motivación: Los Apóstoles exhortaban a la conversión como exigencia necesaria para reconocer a Cristo Resucitado y gozar del gran don de la Resurrección: el Espíritu Santo que nos guía en la misión. Escuchemos la recomendación de Vicente a un misionero:
“Le pido a Nuestro Señor que podamos morir a nosotros mismos para resucitar con él, que sea él la alegría de nuestros corazones, el objeto y el alma de sus acciones y su gloria en el cielo. Así será si nos humillamos ahora como él se humilló, si renunciamos a nuestras propias satisfacciones para seguirle, llevando nuestras pequeñas cruces, y si entregamos voluntariamente nuestras vidas, como dio él la suya, por nuestro prójimo, a quien él ama tanto y quiere que nosotros amemos como a nosotros mismos.” (III,584)

· Compromiso personal: Hacer de mi vida un testimonio coherente de Cristo Resucitado, de su persona viva, teniéndolo presente en mis planes y decisiones más importantes.

Oración final

Ayer estuvimos sepultados contigo,
¡Oh Cristo vuelto a  la vida!
Ayer estuvimos crucificados contigo,
a causa de la predicación de tu buena nueva.
Ahora recibimos de Ti la vida, el poder y la gloria
y somos bendecidos por ti,
en cuyo nombre hemos anunciado, la vida misma.
Fortifícame siempre, Señor de la Pascua,
a los que te proclaman vivo y reinante
allí donde dominan las sombras,
la muerte, la injusticia, el dolor.
Atrae a muchos hacia ti,
por nuestro humilde testimonio,
y otorga el gozo que no termina
a tus siervos y mensajeros
siempre amenazados por tu causa.
AMÉN

Popular Posts